La protección de la vida silvestre a través de las actividades de fiscalización y control 


El 3 de marzo se celebra el Día Mundial de la Vida Silvestre, una fecha proclamada en 2013 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, como conmemoración al aniversario de la aprobación de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, en 1973.

Todos los días de nuestra existencia, los seres humanos tenemos la oportunidad de celebrar la belleza y la diversidad de la flora y la fauna salvajes; no obstante, hagamos de esta fecha una ocasión propicia para crear conciencia acerca de la multitud de beneficios que la conservación de estas formas de vida tiene para la humanidad.

La conmemoración de este día también nos recuerda lo imperante de combatir los delitos contra el medio ambiente y las especies animales y vegetales, causados por la actividad humana; pues estas acciones acarrean consecuencias que impactan de manera negativa las esferas medioambiental, social y económica.

Existe evidencia que demuestra que la vida silvestre es vulnerable a graves riesgos como el tráfico ilícito, la deforestación indiscriminada, peligro de extinción, entre otras preocupantes problemáticas, si no existen políticas firmes de gobernanza que contribuyan a la conservación de la flora y fauna. Es en este escenario que las labores de las Entidades Fiscalizadoras Superiores se tornan determinantes, pues su trabajo de fiscalización puede influir en la toma de decisiones de los gobiernos, orientadas a la protección y preservación de la flora y fauna a nivel mundial. De igual manera, considerando la problemática del tráfico de especies, las EFS deben promover la verificación del cumplimiento de los controles existentes en la lucha contra la corrupción vinculada con esta práctica.

Ante esta seria amenaza a la biodiversidad, en particular con respecto a los países de Latinoamérica y el Caribe, destaca el trabajo realizado por las EFS miembros de la Comisión de Trabajo Especializado en la lucha contra la Corrupción Transnacional (CTCT) de la Organización Latinoamericana y del Caribe de Entidades Fiscalizadoras Superiores (OLACEFS), presidida anteriormente por la Contraloría General del Estado de Ecuador, quienes han publicado documentos como el informe denominado “El tráfico de especies como un caso paradigmático de corrupción transnacional: potenciales aportaciones del control externo gubernamental” (marzo 2021), y, de manera más reciente (septiembre 2021), el documento titulado “Herramientas Metodológicas para el Control Externo Gubernamental de la Exportación Legal de Especies de Flora y Fauna Silvestre, con Enfoque en la Prevención de la Corrupción Transnacional”.

La conservación de la biodiversidad es fundamental para la supervivencia del ser humano, por lo que las EFS pueden jugar un rol relevante en los esfuerzos de conservación al auditar a las acciones gubernamentales. Por lo tanto, con respecto a la gestión de la EFS de Ecuador, se resalta su participación en esta y una gran variedad iniciativas de carácter ambiental; lo que evidencia el compromiso de esta entidad de control con la protección de las especies.

Por otro lado, me complace informar a los colegas de las EFS de América Latina y el Caribe que la EFS de Ecuador ha suscrito un Memorando de Entendimiento con el Fondo de Vida Silvestre del Ecuador (WWF), el cual se encamina bajo el liderazgo de la Dirección Nacional de Auditoría de Recursos Naturales de nuestra institución. Este instrumento tiene por acometido mejorar las capacidades técnicas y profesionales de la Contraloría General del Estado en temas ambientales, por cuanto la lucha contra los delitos ambientales requiere de la suma de esfuerzos y recursos, tanto por parte del sector público como desde las organizaciones de la sociedad civil. Así, este acuerdo fortalecerá el ejercicio del control público en este ámbito.

Adicionalmente, es importante reconocer la decisión de la Corte Constitucional de la República del Ecuador, en la causa Nro. 253-20-JH, a través de la cual se reconoció que los animales silvestres son sujetos de derechos de protección al formar parte de la Naturaleza.

Por estos motivos y por el futuro de nuestro plantea, hago un llamado a todas la EFS de América Latina y el Caribe para que, en el contexto de la pandemia del COVID-19, aprovechemos esta oportunidad de reinventar nuestra relación con la naturaleza y construir un sistema mundial más amigable con el medio ambiente.

 


Edificio Matriz Quito:
Av. Amazonas N35-181 y Japón
3 987-100 / 3 987-200 / 3 987-300
República del Ecuador. Contraloría General del Estado. © Dirección Nacional de Tecnología de Información y Comunicaciones Interinstitucional - 2020
|