Contralor: “el ataque a la institución intentó descomponer el ordenamiento democrático”

 

La tarde del miércoles 13 de noviembre, el contralor general del Estado, Pablo Celi, compareció ante la Comisión ocasional multipartidista que investiga los hechos suscitados en el paro nacional, luego de realizar una visita a las oficinas de la entidad afectadas por el incendio, en compañía de asambleístas que forman parte de la Comisión.



 

Celi inició su intervención aclarando el papel que cumple la Contraloría en el ordenamiento jurídico nacional. La entidad no forma parte de la función ejecutiva ni tiene relación alguna con los motivos que originaron la protesta social. Trabaja de forma independiente al ámbito gubernamental, garantizando el control de los recursos públicos.

 

Enfatizó que el ataque a la Contraloría no puede ser visto como un hecho aislado: “fue una alerta sobre las graves amenazas a la estructura jurídica, política y de gestión del Estado. Es parte de un proceso que busca descomponer el orden jurídico, el ordenamiento político democrático y la estabilidad de las instituciones. Es un ataque al Estado y a la sociedad ecuatoriana”.

 

Su explicación profundizó sobre 3 los objetivos que tuvo el ataque criminal a la entidad:


  • Destruir de forma ordenada y sistemática la memoria documental del control público en el país. Se encontró evidencia de que se utilizaron expedientes para hacer piras, que alimentaron el incendio.
  • Limitar la capacidad operacional del organismo de control. Se incineró la bodega principal de la institución, destruyendo computadores, escáneres, reservas de material de trabajo, papelería, afectando los instrumentos de trabajo cotidianos.
  • Romper la cadena secuencial del proceso de control en lo que tiene que ver con los sustentos de auditoria, su traslado al ámbito de las responsabilidades y al campo judicial.