REVISTA DE LA CONTRALORÍA 136 Quito, diciembre 2018
TRABAJO COORDINADO POR 11 PAÍSES DE LATINOAMÉRICA PRESENTA RESULTADOS DE LOS OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE Ecuador, junto a diez países latinoamericanos trabajó en una auditoría coordinada en favor de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Y en un encuentro en la ciudad de Nueva York, durante un evento de las Naciones Unidas dieron a conocer los resultados de esta labor. Los ODS son un llamado que se hizo desde Naciones Unidas para adoptar medidas que pongan fin a la pobreza, proteger el planeta y dar garantías de paz y prosperidad a todas las personas. Estos objetivos fueron aprobados en 2015 y establecen compromisos con todos los países, sin que pesen sus condiciones de desarrollo social y económico. La auditoría evaluó qué tan preparados están los gobiernos latinos para implementar la Agenda 2030 en el aspecto de: sostenibilidad en la producción alimenticia, mantenimiento de ecosistemas y adaptación al cambio climático, entre otros. Este trabajo tuvo la participación de los entes de control de Ecuador, Argentina, Chile, Costa Rica, Guatemala, México, Paraguay, Perú, República Dominicana y Venezuela, bajo el liderazgo del Tribunal de Cuentas de Brasil. Los resultados apuntan que los países de la región enfrentan desafíos similares, por lo que se establecieron 4 puntos a integrar: Mejorar la institucionalización de la Agenda 2030. Establecer una planificación de largo plazo. Definir mecanismos de prevención y gestión de riesgos. Perfeccionar los procesos de monitoreo y evaluación de los ODS. Este trabajo también arrojó varias recomendaciones para los gobiernos involucrados: Fortalecer el proceso de institucionalización e internalización de los ODS en sus países. Establecer formalmente las instancias responsables de la coordinación y de la implementación de la Agenda 2030. Establecer responsabilidades, procesos y mecanismos de monitoreo integrado y de evaluación transversal de los resultados de las políticas públicas nacionales. La implementación de estas recomendaciones y el trabajo que se genera a partir de los resultados favorecerán las políticas de desarrollo sostenible y una mejor gobernanza ambiental, en beneficio de los ciudadanos latinoamericanos.