REVISTA DE LA CONTRALORÍA 136 Quito, diciembre 2018
EL PROYECTO DE TRIBUNAL DE CUENTAS AVANZA CON LA VISITA A PAÍSES EUROPEOS Y SU PRESENTACIÓN AL CPCCS-T Durante el año, las acciones de la Contraloría a través de su titular, en su relación con otras instituciones, han sido de muchos tipos y todas han ido en beneficio de la institución y de su fortalecimiento. Entre firmas de acuerdos, convenios y encuentros de trabajo coordinados, destaca la presentación del proyecto de Tribunal de Cuentas del Ecuador, en varios organismos de control europeos. Durante el mes de noviembre, el Contralor Pablo Celi visitó la Corte de Cuentas de Italia en la ciudad de Roma. Esta visita marcó un hito en la historia de la Contraloría ya que fue la primera vez que la entidad tuvo un acercamiento directo con su par italiano. En el encuentro, el Contralor ecuatoriano presentó el proyecto con el que la Contraloría se convertiría en un Tribunal de Cuentas. El objetivo fue recibir criterios técnicos que sirvan para mejorar el proyecto ecuatoriano. Italia se suma a España, Portugal y Francia, que también han conocido esta propuesta y sobre la que han dado su parecer, ayudando a que el proyecto sea más sólido en su concepción y estructuración. Estas acciones se suman al largo proceso de elaboración de este proyecto que comenzó el año pasado, cuando fue presentado al Presidente de la República como proyecto de Ley. Y hace poco, en octubre, el Contralor Celi presentó ante el Consejo de Participación Ciudadana transitorio, una propuesta de pregunta que entraría en una futura consulta popular parar enmendar la Constitución vigente. La pregunta presentada: “¿Está usted de acuerdo en que, a fin de combatir el mal uso de los recursos públicos y sancionar a sus responsables, ¿la Contraloría General del Estado, con sus actuales competencias previstas en la Constitución, se organice como Tribunal de Cuentas del Estado, para lo cual la Asamblea Nacional, en el lapso de 90 días expedirá la correspondiente ley sustitutiva?” El Tribunal de Cuentas tendrá las funciones y competencias de la actual Contraloría, de acuerdo a lo previsto en la Constitución. Es su estructura la que cambia al igual que la figura que la representa, donde se pasa del modelo unipersonal del Contralor a uno colegiado, conformado por dos cámaras de magistrados. El Tribunal estará conformado por un Pleno y dos Salas Especializadas. El Pleno será la máxima autoridad y el Tribunal estará conformado por siete miembros, denominados Ministros Auditores que actuarán en un periodo de 6 años. Dos designados por la Asamblea Nacional. Uno designado por el Presidente de la República. Dos por la ciudadanía, designados por concurso público de méritos y oposición. Dos funcionarios de carrera, designados por concurso interno de méritos y oposición. Las Salas serán de Auditoría y de Responsabilidades. Estas salas estarán conformadas por tres Ministros Auditores cada una, que rotarán en sus funciones cada dos años. El Tribunal tendrá un Presidente que será el representante legal de la institución y será elegido a votación del pleno, durando dos años en funciones. El Contralor enfatizó que se trata de una optimización de la Contraloría, “de sus desarrollos técnicos, mediante nuevos mecanismos de autoridad y decisión, a través de una estructura de sala y no de una sola persona”.